viernes, 27 de mayo de 2011

alzheimer

Me olvido facilmente de mi nombre, incluso de la calle donde vivo,
no es porque quiera, es porque me desconcentro de tal forma que ya no sé por donde camino.

Lo bueno es que soy una gran confidente,
una vez a las quinientas recuerdo tu secreto para después volverlo a olvidar.

Quisiera no ser molestia,
pero sobre todo volver a sentirme útil otra vez.

Tengo melodías y rostros en mi memoria, pero me distraigo nuevamente
y vuelvo a olvidar todo.

Con frecuencia me visitan,
y con frecuencia no recuerdo quienes son.

Muchas veces tengo miedo de ser un estorbo,
no te imaginas las ganas que tengo de arreglar esta memoria que se desintegra poco a poco.

A veces me pregunto si mañana será un buen día,
pero otras tantas me pregunto quienes son los que están a mi alrededor
y porqué el año que mi gente me dice no concuerda con el año que siento que es.

Creeme que desearia no tener esta memoria a corto plazo
pero creo que también se me olvidó como era memorizar cosas tan simples como mi nombre.

Tengo algo a mi favor,
aún no eh olvidado lo que es sentir, pero mirame,
la edad se me olvida y cuando me veo al espejo me cuesta hacerme la idea de que soy yo.

Te quiero porque te conozco,
disculpame todas las veces que por motivos mayores me olvido de ti,
es una enfermedad que ni yo entiendo y si alguna vez me dijieron lo que era ya se me fue la idea de lo que es.

Cuando pequeña solo se me olvidaban algunas cosas,
espero que en la otra vida sea como si fuera pequeña,
para no volver a extraviarme ni a olvidarlos otra vez.


Una enfermedad que ataca a la gente mayor, que lamentablemente no todos tienen paciencia,
inspirada en una abuelita, no se como será pero me imagino algo como lo que escribí....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada